Calidad informativa, escenarios de poscrisis (La crujía)

Hice un aporte en la compilación de la Dra. Lila Luchessi, Calidad informativa, escenarios de poscrisis, que tiene que ver con el trabajo para mi tesis de maestría (FLACSO) sobre usos de Facebook.

Aquí va el índice completo:

Capítulo 1: El periodista DJ es el medio //
Omar Rincón

Capítulo 2: El regreso a las fuentes: cuando los datos cuentan historias relevantes y tangibles //
Gastón Roitberg

Capítulo 3: Facebook. La red y sus usos //
Carolina Di Próspero

Capítulo 4: Twitter. Nueva fuente de información //
Florencia Guidobomo

Capítulo 5: El monólogo de los medios en las redes sociales //
Alejandro Rost, Fabián Bergero, Lieza Solaro y Sebastián Espiño

Capítulo 6: Agendas Digitales: rupturas y continuidades //
Esteban Zunino

Capítulo 7: ¿Noticia o contenidos?  Ésa es la cuestión //
Lila Luchessi

Posted in Sociotécnica | Tagged , , | Leave a comment

Corresponde pensar

Hay momentos históricos o contextos en los cuales el pensamiento crítico o autónomo
es castigado o, simplemente, no tiene lugar.  Jugando con los espacios de anonimato
descriptos por Marc Augé como “no lugares” (shoppings, aeropuertos y demás espacios que se caracterizan por una estética globalmente estandarizada) y haciendo un mix con cierto discurso abogadil, la expresión crítica en un momento inadecuado podría ser un no-ha-lugar: un pensamiento improcedente, que no corresponde y que se estandariza bajo una etiqueta.  Entre otras problemáticas, podría decirse que esta es una de las que la cineasta Margarethe Von Trotta aborda en la película sobre Hannah Arendt.

El film se centra en los comienzos de los años 1960, específicamente en el momento de la captura en Argentina, y posterior juicio en Jerusalén a Adolf Eichmann, criminal de guerra nazi que llevó a cabo la logística de “la solución final” y exterminó a 6 millones de personas en campos de concentración.  La filósofa viaja en 1961 a cubrir el proceso del juicio que llevó a Eichmann a la horca en mayo de 1962, al año siguiente, su trabajo se publicaría en varias entregas en la revista The New Yorker, que más tarde se convertiría en el libro Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal (Arendt; 1963). La película muestra las duras reacciones que propiciaron las publicaciones de filósofa alemana en The New Yorker, proveniente en mayor medida de amplios sectores de la comunidad judía. Si bien el proceso judicial tuvo un tratamiento detallado en las más de 450 páginas que la autora dedicó, las críticas, según se expone en el film, se centraron en torno a algunas de sus afirmaciones respecto al comportamiento de Eichmann relacionadas a la incuestionada aceptación de las reglas por parte del nazi, quien no pensó, no razonó acerca de lo que estaba haciendo, sino que ejecutó las ideas del régimen. En un fragmento del libro Arendt analiza:

 “un idealista, según la noción de Eichmann, no era simplemente el hombre que creía en una idea (…) un idealista era un hombre que vivía para sus ideas y que estaba preparado a sacrificarlo todo por sus ideas y, especialmente, a todos. Cuando él dijo en el examen policial que hubiera enviado a su padre a la muerte si eso hubiera sido requerido, no sólo hizo hincapié en que se encontraba obedeciendo órdenes sino que también quiso mostrar lo idealista que siempre había sido” (Arendt; 2005: 9-10)

Lo improcedente de Arendt fue caracterizar un hombre no como un monstruo (como lo esperaba la comunidad) sino como un simple burócrata que cumplía con la ley, sin pensar en las consecuencias, un hombre que no pensaba en el mal que provocaba sino en hacer exactamente lo que debía hacer. Esto fue recibido como un acto de cierta justificación por parte de  Arendt, cuando en realidad ella no exculpa a Eichmann sino que buscaba realizar un análisis sociopolítico y filosófico que fuera más allá de Eichmann, hacia la explicación de un mal que calificó de radical y hacia “tratar de entender, que no es lo mismo que perdonar”, como expresa el personaje de Hannah en el film, en un discurso imperdible. En otra escena, ya habiendo perdido varios amigos que demonizaron sus escritos, la protagonista expresa su angustia diciendo que ni siquiera le discutían lo que le debían discutir: que el mal no puede ser radical, como ella lo postulaba en los artículos, sino extremo, el bien sí puede ser radical. Su pensamiento crítico y acusaciones específicas fueron soslayados y, directamente, fue tildada de nazi, una etiqueta muy rápidamente colocada, desde quienes se reconocían perjudicados. No pensar no excusaba a los nazis de las aberraciones cometidas ni mucho menos. La película nos deja pensando que al no pensar no dejamos de ser totalmente responsables de nuestros actos, somos doblemente responsables: por el hecho en sí y por no poder cuestionarlo. Y, como expresaba al comienzo, pensar críticamente, en algunos momentos históricos, es un no-ha-lugar, un intento que fácilmente cargará con una etiqueta. No pensar está muy relacionado a huir de un pensamiento crítico que no tenga miedo de expresar, estudiar, analizar, incluso aquellas ideas a las cuales adscribimos, para no etiquetar y poder quitarnos las etiquetas, actuando más allá de ellas… Todo un desafío que vale la pena el intento.

 

Arendt. Hannah (2005) Eichmann and the holocaust. Penguin Books, UK.

Posted in Política | Leave a comment

Pasado militante

Y sí, en algún momento fui militante y combativa… http://www.diarioinedito.com/Nota/16829 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Lurk#2. There is no script

“Lurk … elegantly draws attention to this world of burgeoning activity in enchanting language; humanising the creative use of machine instructions, reminding us that with software code, as with any other human tool, it’s what you do with it that counts.” Ollie Bown, RealTime Arts magazine

This was the proposal of the artists that joined at the cafe Oto last Thursday. With a combination of laptops, instruments, screens, lights and objects the different performances invited us to join the experience that “only exists in perception”, as Xname, one of the artists, put in words.

The dark place was illuminated with some spot lights, but the artists generated their own: Leafcutter with his handmade instruments as magnets, light sensors and batteries playing with software, Roger Dean with his laptop in a deep connetion with his acoustic piano developed powerful sound, Alex McLean and Paul Hession playing lines of code and drums and knitting patterns together, immersed us in the growing screen display, and the light beats of Xname that you can feel in your body, all it was creating an atmosphere of lively high concentration.

A software code sound and visuality handmade performance was developing at the same time of the generative improvisation, and people were involved in that, following the experience while it was happening.

ImagenAs Tim Ingold points out, “there is no script for social and cultural life. People have to work it out as they go along. In a word, they have to improvise” (Ingold 2007). But, in the case of these artists, they want to improvise, lively 😉

Posted in Arte, Sociotécnica | 1 Comment

Observed viewer

How can an artist make you feel part of their artwork?

Anybody can feel part of an artwork from the singular moment of contemplation, feeling our selves immersed in what it proposes and resignifying it from our own subjectivities. This tacit feedback could be more evident when the artist intends to receive the audience / spectators / viewer / witness reactions making them participate in some way. In this sense, I have been participating, as a “viewer”, in some interesting artworks. The last one was part  of the Fine Art Degree Show of the University of Leeds, were I particularly enjoyed the Ella Sergeant’s work. Unlike other works it was not about only about contemplation but participation. She designed three diferent spaces, one dealt with the outside: you could see, through the window, and listen, with headphones, the people passing by the street. Every time someone walked on the street a piano sound ran through a software and a camera that caught it. The second space (interior) caught the displacement of people in the room triggering a rising sound with the same software system. The third space was another room with the speakers that reproduce the sound of the second space people. In this third space (interior) you could have a global view of the three spaces, as a kind of voyeur, seeing and listening people from the second space and just seeing people seeing other people walking on the street, of the first space.

Continue reading

Posted in Arte, Cuerpo, Sociotécnica | Leave a comment

Políticas urbanas

Eata semana asistí a una charla del programa cities@manchester, en la Universidad de Manchester (http://www.cities.manchester.ac.uk/). La jornada se fue construyendo a partir de diferentes investigaciones sobre politicas informales en ciudades, migracion, informalidad y ciudadanía urbana.
Los papers se basaban en la investigaciones llevadas a cabo en Barcelona, ​​Buenos Aires, Nouakchott, Dakar y Harare.  
El foco estuvo puesto en las diferentes formas en que los migrantes hacen política, entendida en un sentido muy amplio como política cotidiana – y en toda su diversidad: en la propia identidad inmigrantes como inmigrantes, la religión, el trabajo, o en el vecindario, desmenuzando la importancia de la migración para la comprensión de la informalidad urbana.
Las investigaciones realizadas en Buenos Aires hablaban de la informalidad habitacional en la Ciudad de Buenos Aires y la migración, la informalidad y la participación política.
Fue un poco extraño oir hablar de estos temas en la otra punta del mundo, pero muy interesante a la vez. Si bien los ponentes provenían de diferentes disciplinas dentro de las ciencias sociales, me interesó en enfoque antropológico que la mayoría utilizaba, dándo un papel destacado a la perspectiva de los sujetos de estudio, tanto como a sus contextos políticos y sociales. Una de las presentaciones me hizo un poco de ruido, al caracterizar de forma sesgada un clientelismo irrevocable en las organizaciones políticas vinculadas a la economía informal en Buenos Aires. En ese sentido, comenté mi corta experiencia en el programa social Ciudadanía Porteña, el cual se otorga directamente a mujeres jefas de hogar o no, de familias que se encuentran por debajo de la línea de pobreza. La inscripción a este programa se realiza en forma directa, en las oficinas públicas para tal fin, y una serie de requisitos y condicionantes deben ser cumplidos, en caso contrario el beneficio es retirado. El beneficio nunca es mayor a un salario mínimo vital y móvil y se accede a partir de una tarjeta de débito que sólo puede ser utilizada en los comercios autorizado:
“Su objetivo general es disminuir los niveles de desigualdad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para lograrlo, brinda un subsidio mensual que mejora el ingreso de los hogares en situación de pobreza o indigencia. El subsidio se entrega a través de una tarjeta magnética precargada emitida por el Banco Ciudad y Cabal, se utiliza únicamente para la adquisición de alimentos, productos de limpieza e higiene personal, útiles escolares y combustible para cocinar, y está condicionado al cumplimiento por parte de los hogares beneficiarios de obligaciones en educación y salud” http://www.buenosaires.gob.ar/areas/des_social/ciudadania_portenia/fundamentacion.php
Este programa que ya lleva casi 10 años de existencia ayuda a más de 65.0000 familias de la Ciudad de Buenos Aires, muchas de las cuales derivan el resto de sus ingresos a la mejora de su situación habitacional, por ejemplo, al contar con la alimentación subsidiada. Es quizás un pequeño, gran, ejemplo de como se puede llevar a cabo una política social de manera exitosa, por lo cual es importante que los diferentes gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires lo sigan manteniendo.
Me pareció importante destacar este caso en la reunión, ya que, si bien el clientelismo es un hecho, no toda política social lo promueve o sostiene.
Posted in Uncategorized | 1 Comment

Algorave

Studing the relation between digital and analogue ways of experience I went for with  my first algorave. As the site algorave indicates: “Algorave is made from “sounds wholly or predominantly characterised by the emission of a succession of repetitive conditionals“. These days just about all electronic music is made using software, but with artificial barriers between the people creating the software algorithms and the people making the music. Using systems built for creating algorithmic music, such as IXI Lang, overtone, puredata, Max/MSP, SuperCollider, Impromptu or Fluxus, these barriers are broken down, and musicians are able to compose and work live with their music as algorithms”.

I had the experience of seeing  several livecoders doing their performances where codes and dance were constructed on the improvisation, in a feedback between the artists and the people participating. In a subsequent interview with Jorge and Ernesto, livecoders of  Mico Rex, they say that they can feel the input and contribution from the audience to the performance, and that it is a fact that doing the same work alone doesn’ t have the same effect: “there is a weird chemistry that occurs during the performance”, they claim. The power that the livecoding transmits is reflected in Norah Lorway’s words: “I like the idea of being able to make music using lines of code, and am fascinated about the kind of dexterity and variety of sounds which can come from the simplest bits of code”.

Continue reading

Aside | Posted on by | Leave a comment