Políticas urbanas

Eata semana asistí a una charla del programa cities@manchester, en la Universidad de Manchester (http://www.cities.manchester.ac.uk/). La jornada se fue construyendo a partir de diferentes investigaciones sobre politicas informales en ciudades, migracion, informalidad y ciudadanía urbana.
Los papers se basaban en la investigaciones llevadas a cabo en Barcelona, ​​Buenos Aires, Nouakchott, Dakar y Harare.  
El foco estuvo puesto en las diferentes formas en que los migrantes hacen política, entendida en un sentido muy amplio como política cotidiana – y en toda su diversidad: en la propia identidad inmigrantes como inmigrantes, la religión, el trabajo, o en el vecindario, desmenuzando la importancia de la migración para la comprensión de la informalidad urbana.
Las investigaciones realizadas en Buenos Aires hablaban de la informalidad habitacional en la Ciudad de Buenos Aires y la migración, la informalidad y la participación política.
Fue un poco extraño oir hablar de estos temas en la otra punta del mundo, pero muy interesante a la vez. Si bien los ponentes provenían de diferentes disciplinas dentro de las ciencias sociales, me interesó en enfoque antropológico que la mayoría utilizaba, dándo un papel destacado a la perspectiva de los sujetos de estudio, tanto como a sus contextos políticos y sociales. Una de las presentaciones me hizo un poco de ruido, al caracterizar de forma sesgada un clientelismo irrevocable en las organizaciones políticas vinculadas a la economía informal en Buenos Aires. En ese sentido, comenté mi corta experiencia en el programa social Ciudadanía Porteña, el cual se otorga directamente a mujeres jefas de hogar o no, de familias que se encuentran por debajo de la línea de pobreza. La inscripción a este programa se realiza en forma directa, en las oficinas públicas para tal fin, y una serie de requisitos y condicionantes deben ser cumplidos, en caso contrario el beneficio es retirado. El beneficio nunca es mayor a un salario mínimo vital y móvil y se accede a partir de una tarjeta de débito que sólo puede ser utilizada en los comercios autorizado:
“Su objetivo general es disminuir los niveles de desigualdad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para lograrlo, brinda un subsidio mensual que mejora el ingreso de los hogares en situación de pobreza o indigencia. El subsidio se entrega a través de una tarjeta magnética precargada emitida por el Banco Ciudad y Cabal, se utiliza únicamente para la adquisición de alimentos, productos de limpieza e higiene personal, útiles escolares y combustible para cocinar, y está condicionado al cumplimiento por parte de los hogares beneficiarios de obligaciones en educación y salud” http://www.buenosaires.gob.ar/areas/des_social/ciudadania_portenia/fundamentacion.php
Este programa que ya lleva casi 10 años de existencia ayuda a más de 65.0000 familias de la Ciudad de Buenos Aires, muchas de las cuales derivan el resto de sus ingresos a la mejora de su situación habitacional, por ejemplo, al contar con la alimentación subsidiada. Es quizás un pequeño, gran, ejemplo de como se puede llevar a cabo una política social de manera exitosa, por lo cual es importante que los diferentes gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires lo sigan manteniendo.
Me pareció importante destacar este caso en la reunión, ya que, si bien el clientelismo es un hecho, no toda política social lo promueve o sostiene.
Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Políticas urbanas

  1. Marina says:

    Muy muy cierto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s